Daily Archives: 29 julio, 2013

Casco y Cinturón sin excepción

Published by:

Nuevo  Reglamento de tráfico: casco y cinturón sin excepción

Cada vez que se establece una nueva normativa de circulación suele levantarse  cierta polvareda. Este ha sido el caso de la propuesta del uso del casco sin  excepción para los ciclistas, también en ciudad. Pero el nuevo Reglamento trae  consigo nuevas propuestas en el marco  de la modificación de la Ley de Seguridad vial que está en trámite.

Entre los cambios más sonados está el uso generalizado del cinturón de  seguridad y el nuevo límite de velocidad.

La velocidad, esa eterna enemiga de la seguridad del conductor, en esta  ocasión se plantea ampliar en autovías y reducir en vías urbanas.

La propuesta establece un límite de 130 km/h en autopista y de 90 km/h en  carreteras convencionales. Para la ciudad esta velocidad se reduce a 30 km/h en  muchas calles e incluso queda limitada a 20 km/h  en zonas de especial  dificultad para circular.

En cuanto al uso del cinturón, considerado uno de los mejores inventos para  la seguridad vial por su poder de minimizar las consecuencias de cualquier  accidente, se convertirá en obligatorio sin excepción alguna. Hasta ahora se  libraban algunas personas que pudiesen justificar ciertas enfermedades o  lesiones, a partir de ahora, su obligatoriedad es generalizada.

Por tanto, casco y cinturón se convierten para la DGT en los mejores aliados  contra la siniestralidad

 

La Bicicleta medio de Transporte Barato

Published by:

La bicicleta es un medio de transporte por el que parece que el tiempo no pase nunca. De hecho, hoy en día, su uso está de moda. En España se cuenta que son más de 25 millones y que continúa aumentando.

La crisis apenas ha tocado a este sector. Incluso está mejor que en Europa, ha declarado Guillermo Portugal, presidente del evento y ex ciclista. En la actualidad existen entre 2.400 y 2.500 tiendas de ciclismo. Una barbaridad, ha concluido.

Según el Barómetro Anual de la Bicicleta en España, en 2011 el número de personas que usaron la bicicleta casi a diario en sus desplazamientos fue de tres millones. Un aumento de un millón en los últimos cuatro años.

Ampliando la perspectiva a nivel mundial, la bicicleta resulta ser el vehículo más utilizado del planeta: en todo el mundo hay en torno a 800 millones de bicicletas; y cada año se producen unos 100 millones.

Si nos limitamos al ámbito nacional, os habréis dado cuenta que gracias a nuestra conciencia social – cada día más sensible con el medioambiente – la bicicleta vuelve a las ciudades españolas con más fuerza.

La crisis económica, la subida de la gasolina y la contaminación nos obligan a buscar medios alternativos y más económicos para movernos de un lado a otro. Por ello, la bicicleta es una excelente aliada de nuestro bolsillo ya que requiere unos cuidados mínimos y nos permite cuidar nuestra forma física.

Por eso, si eres un amante de este medio de transporte, te aconsejo prestar atención a lo que te voy a explicar. Ya que: ¿cuáles son las coberturas más solicitadas en seguros para bicicletas y ciclistas?

Cómo ya sabréis, estas varían según las compañías aseguradoras. Aun así, en mi opinión, sería recomendable conocer algunas pólizas existentes para estar protegidos en caso de siniestro.

El primer seguro a tener en cuenta, sobretodo si usamos la bici como nuestro medio de transporte diario, es la cobertura por robo, el importe en este caso dependerá de cuánto valor le demos a la bicicleta.

Otro seguro muy importante es el seguro de responsabilidad civil por los daños que, como ciclistas, podemos causar a terceros.

En el desafortunado caso que hayamos causado un accidente con nuestra bicicleta, y que por eso tengamos que acudir a juicio, una cobertura de gastos judiciales y costas nos vendría muy bien.

Si practicamos el ciclismo como deporte, como si usamos la bicicleta en ciudad, os aconsejo contratar una póliza de seguro que cubra los gastos médicos y de urgencia en caso de accidente. Si por otro lado, pensamos viajar al extranjero y hacer una ruta en bicicleta es aconsejable que nuestro seguro de viaje cubra, además de los gastos tradicionales, la repatriación y el transporte médico del posible herido.

De todas las coberturas habituales de los seguros para bicicletas y ciclistas, la más importante sería la cobertura por responsabilidad civil. Al mismo tiempo, creo sea  siempre útil hablar con nuestra compañía de seguros,  para que nos pueda aconsejar sobre el tipo de cobertura que mejor se ajuste a las nuestras necesidades.

Seguros para Alquileres

Published by:

los seguros para alquileres.

Esta póliza, también conocida como seguro de impago de rentas de alquiler, proporciona al propietario de la vivienda el pago del    alquiler en caso de que el inquilino no pueda pagarla. La aseguradora garantiza que los intereses de los propietarios sean defendidos en el caso de este    tipo de problemática y puede ser una forma más económica para el inquilino que de esta forma podría pagar el seguro ahorrándose el    gasto del aval bancario o bloquear tanto dinero en la fianza.

En el caso de que por cualquier razón se verifique un impago de la renta del alquiler, la póliza indemnizará el dueño con las    mensualidades que ha dejado de percibir.

En detalle, las garantías del seguro son:

- Impago de alquiler (hasta 6 o 12 meses)

- Daños materiales al inmueble

- Defensa jurídica del arrendador (hasta un límite que puede variar de 3.000 a 10.000 € según la compañía)

- Asistencia del hogar (por ejemplo reparaciones urgentes y similares).

Así que ya sabéis, si os resulta muy difícil juntar o encontrar el dinero de la fianza de vuestro nuevo piso, siempre podéis contar con    esta opción.

Una garantía más que ofrece seguridad al casero y os puede ayudar en caso de real necesidad.

La asistencia en Carretera

Published by:

seguroweb_twitter_bigger_whatapp

 

La asistencia en carretera es un servicio complementario al seguro de coche o de viaje que proporciona auxilio a los conductores en caso    de siniestralidad en la vía; algunas veces y dependiendo de la Modalidad del Seguro    seleccionada ésta garantía puede estar implícita. Se define como el conjunto de servicio entre una compañía aseguradora y una    empresa de gestión de asistencia que sea operativo las 24 horas del día para solucionar cualquier tipo de accidente que provoque la    inmovilización del vehículo o la suspensión del viaje.

Este tipo de garantía cubre los servicios tanto al vehículo como para sus ocupantes. En el desafortunado caso, por ejemplo, de que el coche no    consiga arrancar del parking (asistencia desde el km 0) la aseguradora se encargará de proporcionar todos los medios para solucionar    la incidencia en situ. Si eso no fuera posible la póliza cubre los gastos de la intervención de una grúa, para    trasladar el coche al taller de referencia del conductor del vehículo. En caso en el que el taller esté demasiado lejos, la póliza cubre los    gastos en km, el coche o la moto será enviada al taller más cercano.

Conductores Ocasionales

Published by:

Un aspecto conflictivo es el que hace referencia a los llamados “conductores ocasionales”.

El nacimiento de esta figura tiene su origen en el siguiente desarrollo:

Las compañías aseguradoras saben que lo normal es que un asegurado tenga hijos, que tarde o temprano se sacarán el carnet de conducir, y que querrán conducir, ya sea su coche propio, o el de los padres.

También son conscientes las compañías que si aplican las tarifas a un conductor con el carnet recién sacado y muy joven, la prima a pagar sería enorme, por lo que lo más posible es que el hijo se cambie otra compañía si se trata de vehículo propio, o, incluso peor, tanto el hijo como el padre/madre se pueden ir a otra compañía si se trata de que el padre/madre comparta el vehículo con el hijo.

Para remediar esta situación, las compañías crean la figura de conductor “ocasional”, es decir, aquel que, en teoría, usará el coche muy esporádicamente; en la realidad, y en muchas ocasiones, es el habitual.

Eso sí, como contrapartida (las aseguradoras no son tontas), este concepto se penaliza en la contratación del seguro de la siguiente manera:

  • La prima a pagar no es la correspondiente al conductor habitual, sino que se aplica un recargo. No es de extrañar que dicho recargo sea del 30/40/50%, pero ATENCIÓN: no de la prima con bonificación, sino de la prima sin ningún tipo de bonificación.
  • En caso de que el conductor “ocasional” tenga un siniestro, se aplicará una franquicia. No son extrañas franquicias del orden de 200-500 euros, pero ATENCIÓN: por cualquier tipo de siniestro. De todas maneras, se tiene conocimiento de muchos casos que se ha llegado a juicio porque el conductor ocasional se ha negado a pagar la franquicia “extra” requerida por la compañía de seguros, y en todos estos casos, el juez a dado la razón al conductor haciendo responsable a la compañía del 100% del pago del siniestro.

Parece, por lo tanto, un buen acuerdo para todos, en principio. Porque desde el punto de vista del asegurado ha conseguido lo que pretendía, es decir, que su hijo/a esté cubierto, y pagando sólo un poco más. Y desde el punto de vista de la compañía, también se consigue el objetivo, que es fidelizar al conductor ofreciéndole una solución mas o menos satisfactoria, y como no, asegurándose un cliente para el futuro (el hijo), ya que dicha persona algún día dispondrá de vehículo propio.

Sin embargo, no todo es tan favorable como parece, porque esta solución sólo es buena de cara a la compañía, y para el cliente tiene más inconvenientes que ventajas, ya que:

  • Dependiendo de la compañía, nuestro hijo, mientras esté “bajo nuestra tutela” no podrá conseguir una bonificación por sí solo: Cuando el día de mañana se compre su propio vehículo, y quiera asegurarlo (normalmente a todo riesgo porque será nuevo), entonces la compañía de seguros le pedirá mucho dinero, por no tener bonificación.
  • Si ocurre algún siniestro (no necesariamente grande) y el vehículo es conducido por el “conductor ocasional”, pagaremos una franquicia, es decir, que estaremos mal asegurados, ya que pagar franquicia por la rotura de una luna, por ejemplo, es como no tener seguro de lunas.
  • La bonificación que hemos conseguido a base de ser buenos conductores a lo largo de la vida, con bastante probabilidad, la dilapidaremos, por culpa de los siniestros que le puedan ocurrir al conductor ocasional.

Por estos motivos, si es posible, es mejor desechar esta solución en todo lo posible, ya que aunque en principio puede ser una buena idea, al final se transforma en problemas tanto para nosotros como para el otro conductor.

Ahora bien, si todo lo contado anteriormente está muy bien desde el punto de vista legal, de cara al futuro, etc, etc, también es cierto que a veces es casi imposible hacerlo, ya que nos exigen pagar primas desorbitadas.

Como todo en la vida, hay que sopesar las cosas, ya que a veces, no nos queda mas remedio que recurrir a estas figuras, puesto que la diferencia de la prima entre incluir a un conductor ocasional y habitual es DESPROPORCIONADA. Por poner un ejemplo, podemos encontrar diferencias de mas de 600 euros entre hacerlo de una manera y otra.

En tales casos, es cuestión de hacer números, y elegir la mejor de las opciones.

Que hacer en caso de Siniestro

Published by:

seguroweb_twitter_bigger_whatapp

 

La forma de actuar en caso de siniestro dependerá del tipo y como se haya  producido el mismo.

Si el siniestro ocurre circulando el vehículo, y ha intervenido otro vehículo, es  decir, se trata de una colisión, y has cumplimentado la declaración amistosa de accidente, debes enviar el citado parte a tu compañía de seguros sin demora. Si por el contrario no has cumplimentado la declaración amistosa de accidente deberás contactar con tu aseguradora y disponer de la siguiente información:

  • Tu nombre y número de póliza.
  • Fecha, hora, lugar de ocurrencia del siniestro.
  • Descripción de causas del accidente y situación de daños de los vehículos que han intervenido.
  • Marca, modelo, matrícula, número de póliza y compañía aseguradora del vehículo contrario.
  • Nombre, dirección y teléfono del conductor contrario.
  • Nombre, condición en el momento del siniestro (peatón, conductor, ocupante, etc.) y tipo de lesión de los lesionados como consecuencia del accidente, si los hubiera.

Si en el siniestro no ha intervenido ningún otro vehículo y se trata de un daño propio deberás verificar que tienes contratada una póliza de todo riesgo y, en caso de ser así, comunicar  con tu compañía para informarle de:

  • Tu nombre
  • Número de póliza
  • Fecha de ocurrencia del siniestro
  • Hora de ocurrencia
  • Daños sufridos
  • Datos de contrario (no conductor) si procediera

Con esta información disponible será mucho más sencilla la tramitación del siniestro y la pronta resolución del mismo.

En caso de robo del vehículo, lo primero que hay que hacer es denunciar el hecho ante la autoridad competente y hacer llegar a la aseguradora copia de la denuncia del robo. Por norma general se abre un período de 40 días durante el cual se espera a que el vehículo aparezca o sea recuperado por la policía. Si se recupera y el vehículo tiene desperfectos, el asegurador estará obligado a la valoración de los daños que puede dar como resultado:

  • La declaración de siniestro total si el coste de reparación de los daños es superior a la indemnización que deba satisfacer la compañía por la pérdida total del vehículo. La compañía indemnizará como siniestro total aplicando las reglas de valoración previstas en el contrato: valor de nuevo, valor de mercado o de reposición, valor venal o valor venal mejorado.
  • La posibilidad de reparación. En este caso el asegurador asumirá los costes de reparación precisos para dejar el vehículo en las mismas condiciones en que estaba en el momento anterior al robo.

Si el vehículo no se recupera, la compañía indemnizará como siniestro total aplicando las reglas de valoración previstas en el contrato: valor de nuevo, valor de mercado o de reposición, valor venal o valor venal mejorado.

En caso de asistencia en viaje, todas las compañías disponen de teléfonos de asistencia gratuita tanto para España como para el extranjero de forma que se puede contactar con ellas para la prestación de los servicios que sean requeridos. Estas comunicaciones son por tanto siempre verbales y en vía telefónica.
Para comunicar el siniestro a la compañía de seguros, cualquier medio es válido, pero nosotros te recomendamos que lo hagas telefónicamente, ya que es lo más rápido y garantiza un servicio más ágil. Recuerda que es importante que tengas a mano la información antes indicada.